LA DANZA COMO FORMA

DE CONOCIMIENTO

En esta ocasión me gustaría hablarles de mi experiencia en el 1er Coloquio Universitario de Danza y Filosofía organizado por el Colegio de Filosofía y el Colegio de Literatura Dramática y Teatro de la UNAM, al que tuve la fortuna de ser invitado, junto con Diana Palacio, quien es una reconocida bailarina y profesora del Departamento de Artes Escénicas de la Universidad de Antioquia, para presentar una ponencia titulada La danza contemporánea como nueva forma de conocimiento y experimentación creativa, donde discutimos a fondo el modo en que la danza contemporánea se constituye como un tipo particular de experimentación interdisciplinaria, que revela nuevas formas de conocimiento y experimentación creativa, teniendo como base el cuerpo y sus múltiples lecturas, tanto en las artes escénicas, como en el resto de las disciplinas artísticas. Con esta finalidad revisamos detenidamente la propuesta coreográfica de bailarines como Isadora Duncan, Merce Cunningham, Jiry Kylián y Philippe Decouflé, resaltando el modo en que su particular concepción del cuerpo y la danza ha alterado los paradigmas culturales y cognitivos, dando lugar a nuevas posibilidades creativas.

De este modo analizamos una selección de coreografías y montajes escénicos de los bailarines mencionados, enfatizando las características de las secuencias de movimiento, el espacio escénico, la composición musical, el diseño del vestuario, el empleo de la iluminación, así como otras formas de concebir el movimiento, a partir del contacto con otros cuerpos y objetos, lo que deviene en nuevas relaciones espaciales y experiencias dancísticas. Esto nos lleva a una comprensión e interpretación del mundo y de los otros, donde no se da prioridad a un solo medio, ni a un solo campo del conocimiento, sino que se enfatiza la experimentación simultánea entre disciplinas, lo que a su vez genera un nuevo tipo de conexiones e interacciones entre el público y los bailarines.

Además durante dicho encuentro fuimos invitados para llevar a cabo el Laboratorio Creativo: Cuerpo e Imagen en Movimiento, que realizamos en el Centro Cultural Universitario de la UNAM, que es un espacio de convergencia, tránsito e intercambio cultural muy interesante del campus universitario. Uno de los aspectos más interesantes de realizar el Laboratorio Creativo en este lugar consiste en que es un espacio arquitectónico y escultórico lleno de explanadas, escaleras, barandas, puentes, edificios interconectados, fuentes, así como jardines con variadas plantas y árboles. Realmente se trata de un espacio muy agradable que incita a realizar exploraciones creativas, además de que posee una innegable carga simbólica, pues es un sitio de encuentro de los habitantes de la Ciudad de México y no solamente de los universitarios.

Llevamos a cabo el Laboratorio Creativo en dos jornadas distintas, en la primera parte trabajamos con una serie de referentes visuales sobre la Videodanza y planteamos cuestionamientos teóricos muy puntuales sobre la configuración de este lenguaje artístico. Para finalizar el primer día, llevamos a cabo una intervención en la Facultad de Filosofía y Letras, buscamos un espacio que suele ser muy transitado, en unas escaleras que se dirigen de un nivel inferior a un nivel superior, rumbo a la Facultad y a la Biblioteca Central. La intervención consistió en explorar, junto con los participantes, ese espacio de tránsito, en acercarse a él desde diversos ángulos y habitarlo de una forma inusual, partiendo de la estructura arquitectónica y del propio cuerpo. Lo más interesante de dicho momento fue la forma en que los transeúntes se incorporaban de manera espontánea e inusitada a las coreografías y secuencias de movimiento que desarrollaron los participantes.

La segunda parte del Laboratorio Creativo la llevamos a cabo en el Centro Cultural Universitario, realizando una serie de ejercicios para activar el cuerpo y los sentidos, también incluimos algunos elementos de la llamada arquitectura móvil, que consiste en involucrar el juego con el peso y contrapeso como base de movimiento en un espacio determinado. De este modo intervinimos varios espacios significativos del Centro Cultural, permitiendo que cada uno de los participantes se apropiara de manera personal del lugar y a su vez llevaran a cabo un proyecto grupal. Toda esta experiencia dio como resultado la creación de una serie de videodanzas colectivos muy significativos, trabajando diversos temas de interés de los participantes. Aquí les comparto la conferencia, así como algunas imágenes de los diversos momentos del taller y algunos videos realizados directamente por los participantes, espero los disfruten.